Amor Fraternal


Doctora Grace Trevelyan Grey 
Capítulo 3
La casa ha cobrado vida ahora que Mia ha regresado de París.  En su primera noche en casa, hicimos una comida familiar para darle la bienvenida, y me insistió en que todos tenían que asistir, sin excusas de los chicos, la familia primero, por una vez.  Tuvimos una noche maravillosa, con mucha alegría Mia nos obsequió con historias de su experiencia en París.

Sin embargo, yo tuve que advertir a Elliot para que no fuera tan crudo con Christian, bromeando acerca de su nueva novia, después de haber pasado el día ayudando a las chicas a mudarse de Portland a Seattle.  Juro que casi vi ruborizarse a Christian cuando Elliot le dijo:

“Por cierto, Ana te manda saludos.”

“¿Ah si?”, murmuró Christian, jugueteando con su copa de vino, con el ceño fruncido.

“Oh, estás enfermo de amor, verdad hermanito.”

“Cállate, Elliot.”

“Parecía un colchón muy cómodo el que ayudé a llevar a la cama de Ana, supongo que te gustará saberlo.  Agradable y suavecito, si entiendes lo que digo.  Apuesto a que no puedes esperar para ir a conocer su nuevo apartamento.  Realmente tienes algo que poner al día en ese departamento, ¿no es así?”

Elliot tenía una enorme sonrisa en su rostro mientras decía esto, dando puñetazos al brazo de su hermano.

“Te he dicho que te calles,” gruñó Christian, mientras agarraba el puño de Elliot con fuerza hacia atrás.

“Basta, chicos!” Le dije a Elliot, que puede ser un poco insensible a veces.  Siempre hay una línea muy fina con Christian, sabiendo lo lejos que puede llevarlo.  Está claro que es muy sensible acerca de su nueva novia, y yo no quiero que algo pueda echar a perder la noche.

Aun así, sé que debajo de todas esas bromas, Elliot realmente es un hermano mayor muy cariñoso, especialmente después de confiarme sus preocupaciones recientes de que si Christian  estaba retraído y deprimido.  Gracias a Dios que después de mi visita no anunciada el pasado fin de semana, tuve la oportunidad de asegurarle que sus temores eran infundados.  Tal vez él conoce a Christian mejor que el resto de nosotros, ya que no parecía tan sorprendido cuando le dije acerca de Anastasia.  Tal vez él ya tenía sus sospechas, ya que su nueva novia, Kate, es su mejor amiga.

Después de la cena, Mia le rogó Christian que tocara una pieza para ella en el piano.

“Por favor, Christian, tengo una partitura especial para que puedas tocar, porque es taaaaanbonita”, declaró ella, entregándosela. “Y tiene un acompañamiento de violonchelo, así que pensé que tal vez podríamos tocar juntos en algún momento, una vez que la domines.”

Christian frunció el ceño mientras la estudiaba.

“Oh Dios, no más de esa mierda de la basura de ‘Crepúsculo’ que te gusta tanto”, se quejó.  Fruncí el ceño hacia él para rogarle, y él se encogió de hombros disculpándose conmigo.  “Y de todos modos, cuando fue la última vez que tocaste tu violonchelo?”

Porfiiissss, Christian.  Sólo intenta tocar para mí, entonces tal vez estaré inspirada para volver a tocar.  O tal vez sólo cante ahora, porque la letra es genial cuando Christina Perri la canta.  Apuesto a que a Anastasia le encanta, es muy romántica“, Mia le imploró.  Y por supuesto no puede rechazar a su hermana pequeña, por lo simplemente suspiró,  tomó la partitura y la puso en el piano.

Christian tiene un don natural para la música, así que se sentó y después de practicar un poco  ya la habia dominado.

Nos sentamos todos para oírlo tocar, hechizados.  Fue maravilloso.  Incluso Carrick, que no es realmente una persona musical, estaba en trance.

“Oh querido, ha sido simplemente hermoso”, le dije cuando terminó.  “¿Cómo se llama esa pieza? No estoy familiarizada con ella en absoluto.”

“Err … aquí dice que se llama ‘Thousand years’.  Como he dicho, es parte de toda esa mierda de Crepúsculo … la basura a la que Mia es adicta”, declaró él malhumorado.  Supongo que puedo entender que a diferencia de mi hija, las historias de adolescentes vampiros enamorados son algo que muy poco probablemente le gusten a Christian.  Pero sin embargo, me di cuenta de que él se llevó la partitura cuando se fue esa misma noche.

~

No es muy habitual que tenga a mis tres hijos en casa, así que recibir su visita dos días seguidos lo ha convertido en un fin de semana muy especial.  Mia logró persuadir a los chicos para que traigan a sus respectivas novias para cenar de nuevo la noche siguiente, para poder darles su  aprobación personal.  Esto no fue un problema con Elliot, ya que felizmente accedió a traer a Kate, pero no hace falta decir que Mia tenía que convencer a Christian.

Pero ella es casi una fuerza imparable cuando se le mete algo en la cabeza, y de todas maneras,  ella maneja a su hermano mayor Christian con el dedo meñique de una manera que nadie más puede hacerlo.  Me usó como cebo para añadir peso a su argumento, por lo que finalmente  Christian accedió a traer a Anastasia a nuestra cena familiar el domingo.

“Pero se amable con ella, Mia”, la advirtió. “No está acostumbrada a una gran familia como la nuestra, en realidad es bastante tímida y tú … bueno tú eres tú”, bromeó, mientras le revolvía el cabello.

“Oye, no te metas con mi cabello, matón grande”, bromeó de nuevo, al despeinarle a su vez su cabello.

Por supuesto el cabello de Christian no se veía diferente, ya que todos modos, siempre parece despeinado. Es una de esas personas afortunadas que no tienen que pasar horas arreglándose, porque es natural, un buen mozo, un joven muy guapo.  Tiene casi demasiada buena pinta a veces pienso, por lo que quizás es por eso que todos aceptamos tan fácilmente que él era gay.  Una gran cantidad de jóvenes muy ‘guapos’ se vuelven gay, después de todo, pero parece que nos equivocamos todos en ese aspecto con Christian.  Ojo, no estoy segura de que Carrick estuviera totalmente convencido al principio.

“¿Estás segura que no es sólo un deseo tuyo, Grace? Esa chica que viste, tal vez es sólo una nueva PA (personal assistant) o algo así?  Ya sabes que él se lleva trabajo para terminar en casa el fin de semana, así que tal vez la tenía allí para completar algunos trámites”, sugirió cuando emocionada le conté todo acerca de que había conocido a la novia de Christian cuando volví de reunirme con él ese día en su apartamento.

“Carrick, ya sé que parece difícil de creer después de todo este tiempo sin tener ni un indicio de una novia, pero cuando llegué a su apartamento, estaban en su dormitorio juntos, por el amor de Dios.  Casi los encuentro juntos, solo fue por Taylor, quien prácticamente me cerró el paso y me impidió hacer el ridículo por completo.  Y te lo estoy diciendo, no tengo ninguna duda de que estaban… buenoya sabes… “

“Piénsalo así – no estaban allí jugando al scrabble juntos, o si?”  Gritó Elliot, que entró rápidamente en la conversación, desde el otro lado de la habitación con una sonrisa enrome en su rostro.

“Sí, gracias Elliot, me hago una idea,” resopló Carrick. “Bueno, incluso si ese es el caso, ¿quién es esta chica de todos modos? ¿Qué sabemos sobre ella? Christian es un joven muy rico, por lo que inevitablemente representa un premio muy lucrativo para un determinado tipo de mujer.  Sobre todo porque él es inexperto con las mujeres, creo que fácilmente caería presa en las garras de una mujer seductora. ¿Y ya sabes cuán impulsivo e irracional puede ser a veces, difícil, también, como cuando se retiró de Harvard … “

Rápidamente le interrumpo, no quiero empezar con eso de nuevo.

“Eres tan cínico a veces Carrick Grey.  Hablas igual que Elena, cuando llamó hace un rato.  Le conté que Christian tiene novia, y ella me hizo insinuaciones similares más bien desagradables sobre ‘cazafortunas’.  Mira, sólo confía en mí, llámalo intuición maternal si se quieres, pero me di cuenta de que Anastasia era simplemente una encantadora y natural dulce niña.  Fue un golpe de suerte que fuera a hacerle una entrevista para el periódico estudiantil de WSU, y que él se haya enamorado de ella “, insistí.  “Puede suceder de esa manera a veces.  Sé que estás siendo protector con él, pero por favor, deja a tu personaje de obstinado abogado en el trabajo, y sólo se feliz por nuestro hijo.”

Pero a Carrick le resulta muy difícil desconectarse de su rol de protector/padre/abogado, así que por supuesto no podía quedarse callado, aún tenía que hacerle más preguntas a Elliot sobre las chicas después de que hubiera pasado el día con ellas ayudándolas con su mudanza.  Creo que Carrick se tranquilizó al descubrir que él conocía al padre de Katherine Kavanagh, porque había tratado con él de manera profesional y lo consideraba una especie de hombre respetable.

“Hmm, así que al menos Kate viene de una familia decente”, reflexionó él. “Pero esa Anastasia, realmente no sabemos nada de ella en absoluto, es así?”

“Papá, te preocupas demasiado.  Sólo déjalo, Ana es una chica muy agradable, muy honesta y realista.  Ya lo verás por ti mismo cuando la conozcas.  Vas a amarla, sé que lo harás”, aseguró Elliot a su padre, que no parecía muy convencido.

El pensar que Christian traerá a casa a su primera novia es de hecho muy novedoso, y por supuesto, Mia se muere por conocerla.  Ella me hizo contarle todos los detalles que pude recordar acerca de Anastasia varias veces durante el día, mientras planeamos y preparamos la comida.

“Entonces ella es increíblemente hermosa, como una especie de top model? Quiero decir Christian es tan sexy que podría conseguir prácticamente a cualquier chica que quisiera, o no? O chico, en caso de que el fuera gay.  ¿Crees que tal vez él es bi, mamá?”

“Mia! Realmente, no, no creo que tu hermano sea bi-sexual, creo que simplemente está despertando tardíamente en lo que concierne a las chicas, pero ahora ha conocido a la chica adecuada, ha despertado su interés romántico.  Él hasta ahora ha estado gastando todo su tiempo inmerso y concentrado totalmente en el trabajo, lo que es un largo camino que explica el éxito que tiene.  Hablando de eso, debes hablar con él para que te aconseje sobre tu plan de crear una empresa de catering de alto nivel, ahora que has terminado tu curso de alta cocina parisina.”

“Sí, mamá, eso estaba planeando.  Quiero decir, él es un as, el más sagaz en los negocios, o no?”  Dijo con orgullo.  Ella admira a Christian y le adora de manera conmovedora.

“Y en cuanto a Anastasia, yo la describiría como hermosa de una manera muy natural, a diferencia de las chicas tipo modelo que se ven falsas, tapadas en maquillaje y eso.  Creo que eso es probablemente por eso que le gusta a Christian – ella debe parecerle como un soplo de aire fresco en su mundo de alto ejecutivo.”

“Oh, no puedo esperar para conocerla.  Sólo sé que vamos a ser las mejores amigas”, suspiró Mia.

“Sería maravilloso, cariño.  Así que esta noche, vamos a hacer un verdadero esfuerzo para que tanto ella como Kate se sientan muy bienvenidas.  Realmente queremos que se sientan parte de esta familia, para que los chicos se sientan felices de traerlas a casa en cualquier momento que deseen.  De esa manera, realmente vamos a llegar a conocerlas, ¿no es así?”

“Por supuesto, mamá, sabes que puedes contar conmigo,” Mia sonrió felizmente.

~

Elliot llegó el primero con su nueva novia Kate.  Ella parece una chica encantadora, muy atractiva, así como abierta y segura.  Ella está claramente enamorada de Elliot, no se perdía ni una palabra y no podía apartar los ojos de él.  Pero también es una joven muy brillante y con talento, y Carrick parecía bastante impresionado con ella, mientras hablaban acerca de su padre.  Tal vez ella va a ser una buena influencia sobre Elliot, le ayudará a sentar cabeza, en lugar de tener una nueva novia casi todas las semanas.  Es muy diferente a su hermano en ese sentido, eso es seguro.

Entonces oímos el coche de Christian llegar, así que Carrick y yo fuimos a esperarlos a la puerta principal.

“No te atrevas a echar a perder esta noche con cualquiera de tus desagradables sospechas, sondeando a Anastasia.  Nunca te perdonaré si molestas a Christian de cualquier manera que pueda impedir traerla de nuevo a casa”, le susurré a Carrick, que pareció más bien herido por mis palabras.

“Por supuesto que no, yo nunca haría eso”, protestó.

En cuanto los vi salir del coche y caminar hacia nosotros, estuve encantada de verlos.  Se les veía tan bien juntos, y tuve que pellizcarme para convencerme de que en realidad estaba sucediendo.  Sí, realmente es cierto, Christian tiene novia, no estoy soñando.

“Anastasia, ya conoces a mi madre, Grace.  Este es mi padre, Carrick.”  Christian hizo amablemente las presentaciones formales. Eduqué a mis hijos para mostrar buenos modales en todo momento.

“Sr. Grey, es un placer conocerlo”, sonrió Anastasia, mientras tomaba su mano extendida.

“El placer es todo mío, Anastasia”, respondió Carrick.  Vi sus que ojos estaba haciendo astutamente un examen y que luego se ablandaron cuando no detectó el más mínimo indicio de ‘cazafortunas’ en esta joven.  Me relajé un poco, aliviada. Ves, te dije que era una chica encantadora, ¿no?

“Por favor, llámeme Ana”, insistió.

“Ana, qué bonito volver a verte”, le dije, mientras le envolví en un gran abrazo de bienvenida.  “Entra, querida.”

Entonces Mia, que había estado charlando amistosamente con Kate y Elliot en la sala, de repente se dio cuenta de que su otro hermano había llegado.

“¿Ella está aquí?” gritó, mientras se acercaba corriendo por el pasillo, y vi a Anastasia mirar a Christian con cierto nerviosismo.

“Eso sería Mia, mi hermana menor”, la tranquilizó en voz baja.

“Anastasia! He oído hablar mucho de ti”, exclamó mi hija, dándole un gran abrazo.

“Ana, por favor”, respondió ella, pareciendo más bien perpleja mientras Mia la arrastraba hacia dentro.

“Nunca había traído a una chica a casa antes”, le dijo Mia con entusiasmo.

“Mia, cálmate”, le dije, cuando vi a Christian poniendo los ojos en blanco.  Era muy consciente de que esto era algo nuevo para todos nosotros.

“Hola, cariño”, le dije, mientras besaba a mi querido niño en ambas mejillas, y me sentí aliviada al ver que él seguía sonriendo mientras le estrechaba la mano a su padre.

A medida que nos dirigimos a la sala, hubo más saludos, que parecieron más bien fríos entre Kate y Christian, pero luego Elliot, por su parte, le dio a Ana un gran abrazo, para hacer que se sintiera bienvenida.  Creo que tal vez la pobre muchacha se sintió bastante abrumada por toda esa atención.  Menos mal que resistí la tentación de invitar a los abuelos a casa esta noche, aunque sabía que les hubiera encantado haber sido incluidos.

Pero entonces vi lo más dulce, Christian de pie al lado de Ana, con su brazo alrededor de ella protectoramente, acercándola aún más a él.  Hacían una pareja encantadora, y de repente me di cuenta de que todos estábamos boquiabiertos y mirándolos, supongo que porque parecía una visión tan increíble una que nunca esperábamos ver.  Christian con una novia.  Incluso Carrick se quedó allí mirándolos con una sonrisa sensiblera en la cara, antes de que rápidamente se recompusiera.

“Bebidas? Prosecco?” Ofreció.

“Por favor”, respondieron Christian y Ana al unísono, lo que de nuevo fue muy dulce, y mostró la forma en la que ya parecen estar pensando como uno.

Mia dio unas palmadas de alegría. “Estáis diciendo incluso las mismas cosas.  Los entiendo.”

“La cena está casi lista”, le dije a todo el mundo, mientras seguía a mi hija fuera de la habitación.

Una vez estábamos en la cocina y fuera de oídos indiscretos, Mia se volvió hacia mí y trinó con su habitual forma exagerada,

“Mamá, se ven taaaaan lindos juntos ¿no? Me refiero a que Anastasia es muy dulce, y se podía ver a Christian haciendo de su macho alfa sobreprotector, poniendo su brazo posesivamente alrededor de ella de esa manera, ya sabes, después de que Elliot la abrazara.  Está obviamente loco por ella.  Y ahora entiendo totalmente lo que me decías de que ella es una belleza natural, es encantadora.  Me cae muy bien,”  dijo Mia con un gran suspiro, contenta.

“Me alegra mucho escuchar tus palabras, querida Mia.  A mi también me gusta mucho.  Ahora, vas a tener que llevarles el Prosecco mientras llevo esto a la mesa para la cena”

~

No pude dejar de notar que Christian le decía algo a Anastasia al oído con urgencia mientras todos nos dirigíamos al comedor, y sólo esperé que no fuera una especie de pelea de novios, aunque no se veía muy prometedor, a juzgar por la expresión en sus rostros.

Todos se sentaron juntos alrededor de la mesa, pude ver a Mia charlando animadamente con Kate, que también estaba contenta.  Pero pude ver a Christian y Ana que continuaban susurrándose entre sí.  No fui la única que se dio cuenta tampoco.

“¿Qué están susurrando?”  preguntó Kate audazmente, dejando claro que ella no es una joven tímida, sobre todo porque ni siquiera se intimido cuando Christian le ofreció una de sus infames miradas negras.

“Hablamos sobre mi viaje a Georgia”, contestó Anastasia.  No sabía de qué estaban hablando, pero supuse que era posiblemente sobre ello lo que ella y Christian habían estado susurrando.  Tal vez no le gustaba la idea de que ella se fuera de viaje.

“¿Cómo estaba José cuando fueron a tomar algo al bar el viernes”, preguntó Kate a Ana, con lo que parecía una mirada de complicidad a Christian.

Miré a Christian, y me sorprendí al ver una mirada de furia en sus ojos. ¿Quién demonios era ese José? Un ex novio de Ana o algo así? ¿Y por qué Kate tocaba el tema ahora?

“Estaba bien”, murmuró Ana.  Christian se inclinó y le susurró a su vez, y la vi literalmente retorciéndose en su asiento.  No lo vi prometedor, y me preocupaba que las cosas ya fueran mal para esta joven pareja.  Tenía la esperanza de que se tratara de algún tipo de malentendido.

Entonces, mientras Gretchen traía la comida, el teléfono sonó, y resultó ser para mí, del hospital.  Es preocupante que tengamos otro caso de sarampión.  Si la gente simplemente  vacunara a sus hijos! Me hizo recordar que cuando nuestros hijos eran pequeños, lo peor que tuvieron fue varicela, al pobre Elliot  le salieron muchas más ronchas que a sus dos hermanos.

Para mi gran alivio, Christian parecía haber superado su enojo con Ana, mientras se relajaba y se unía a la conversación con todo el mundo, así que tuve la oportunidad de charlar con Ana para llegar a conocerla un poco mejor.  Ella me contó que su traslado a Seattle había ido muy bien, y por lo que me dijo el apartamento que el padre de Kate le había comprado parecía muy bonito.  Espero que sean muy felices ahí, y me siento feliz de que se hayan mudado más cerca de los chicos, aquí, en Seattle.

Luego la conversación se centró en París, con Mia y Kate charlando acerca de sus cosas favoritas de la ciudad.  Ana confesó que nunca ha estado allí, y sospecho que ella probablemente nunca ha salido de EE.UU.  Christian dijo que pensaba que Ansastasia preferiría Londres, en cualquier caso, y no podía dejar de pensar que Christian podría llevarla a París y Londres, de hecho podría mostrarle el mundo entero, podrían compartir experiencias maravillosas juntos.  Grace, basta.  Te estás adelantando mucho. Ellos hace muy poco que están juntos, verdad?

La charla sobre París nos trajo muchos recuerdos felices, porque Carrick y yo estuvimos allí, hace más años de los que puedo recordar.  Miré a Carrick, y él me sonrió felizmente, mientras él también recordaba.  Sin duda, hemos sido bendecidos siendo con un matrimonio feliz.  Fue un golpe muy duro para mí cuando descubrí que no podía tener hijos biológicos propios, y pensé que mi mundo se había derrumbado.  Pero, como suele pasar en la vida, lo que pareció ser una puerta cerrada, abrió una ventana.

La adopción de nuestros maravillosos tres hijos nos ha traído la alegría más indescriptible a nuestras vidas, aunque también ha proporcionado muchos desafíos en los últimos años – sobre todo con Christian. Pero él fue el que más nos necesitaba, él era el que había vivido en un infierno que ningún niño debería tener que soportar durante cuatro largos años, hasta que finalmente llegamos a él, y doy gracias a mi buena estrella cada día de que tuvimos la oportunidad de rescatar a nuestro querido hijo apenas con vida.  Gracias a Dios que algún tipo de ángel de la guarda velaba por él para asegurarse de que yo estaba de guardia en el hospital el mismo día en que lo llevaron allí.  Sé que su angel de la guarda sabía que en cuanto lo viera movería cielo y tierra para poder cuidar de él.

Así que lo miré, sentado allí con su dulce nueva novia, de la que es evidente que esta locamente enamorado, y me encontré rezandole al mismo ángel de la guarda para que se asegure de que tenga la clave final para encontrar la felicidad en la vida que se merece. Materialmente, lo tiene todo y más, todo lo que cualquier hombre podría desear, pero como su madre, sé que él necesita amor en su vida para poder ser el hombre completo que debe ser.  Un hombre enamorado realmente, que a veces podemos llegar a ver.  Creo que tal vez Mia ve más de ese lado de él que nadie.  Pero mirándolo, viendo la forma en que fue tan solícito con Ana cuando se atragantó con el vino, me di cuenta de como es el con ella también.

Me encantó ver cómo Kate y Elliot no podían quitarse los ojos de los encima el uno del otro.  Parecía que el amor está en el aire para mis dos hijos y yo estoy encantada.

Después de la cena, mientras Mia y yo estábamos limpiando, Christian entró en la cocina, llevando a Ana detrás de él.

“Voy a enseñarle a Anastasia el jardín de atrás”, dijo, y con mucho gusto les saludé con la mano.  No hay duda de que quería estar a solas con ella, sonreí para mis adentros.  ¿Quién hubiera creído que esto estaría sucediendo, hasta hace poco tiempo? Christian llevando a su novia a dar un paseo romántico, sosteniendo su mano, robándole besos.  Me abracé con alegría por este maravilloso giro de los acontecimientos.

Se fueron durante bastante tiempo, y fue sólo cuando Elliot y Kate estaban despidiéndose cuando finalmente le permití a Mia que fuera a buscarlos, después de haberle dicho antes que los dejara en paz.

“Querida Mia. Dales un poco de espacio, un tiempo a solas”, insistí.

Mia suspiró con irritación mientras miraba a Kate y Elliot sentados juntos en el sofá de nuevo, apenas capaces de mantener sus manos fuera de sí.  Era evidente que se sienten muy atraídos el uno al otro por cierto.

“Creo que los dos deberían conseguir una habitación”, susurró en voz alta, poniendo los ojos en blanco con disgusto, y tuve que ocultar una sonrisa ante la reacción de mi hija.  Carrick y yo solíamos ser así, hace muchas lunas.  Nunca nos hizo ningún daño.

~

Mia se presentó con Christian y Anastasia a cuestas mientras Kate y Elliot estaban despidiéndose.

“Tenemos que irnos también, tú tienes entrevistas mañana”, le recuerda  Christian a Ana.

“Nunca pensamos que ibas a encontrar a alguien!” Mia exclamó, mientras abrazaba a Ana, y pude ver a Christian poniendo los ojos en blanco de nuevo.

“Cuídate mucho, Ana querida”, le dije con afecto.  Pero antes de que pudiera abrazarla, Christian la agarró de la mano y tiró de ella a su lado.

“No hay que asustarla o echarla a perder con demasiado afecto”, se quejó.

“Christian, deja de bromear”, le reprendí, entendiendo que mi querido hijo estaba siendo protector con su chica, preocupado porque ella piense que todos somos muy abrumadores, recordando que ayer le decía a Mia que Ana era tímida y no estaba acostumbrada a una gran familia. Cuando se inclinó para besarme, pensé que era muy dulce de su parte el ser tan atento  con ella.

“Sr. Grey, adiós y gracias”, Ana extendió la mano a Carrick, pero parecía sorprendida cuando él la abrazó.  Por supuesto que estaba encantada de que él parecía haber olvidado sus dudas acerca de esta joven.

“Por favor, llámame Carrick. Espero que nos veamos de nuevo, muy pronto, Ana “, le sonrió.

Con esto, se dirigieron hacia el coche donde Taylor estaba esperando.  Por supuesto, me aseguré de que también comiera  mientras esperaba para llevarlos de vuelta.  Siempre me siento feliz cuando Taylor está cerca de mi hijo, por la seguridad que me da el saber  que alguien está cuidando de él, así que lo menos que puedo hacer es asegurarme de que el hombre se mantiene bien alimentado y es atendido siempre que está en nuestra casa.  Él es siempre muy cortés y agradecido de todos modos.

“Sólo espero que Christian no haya aburrido a Ana esta noche cuando salieron al jardín, porque ¿sabes dónde los encontré? En el cobertizo, estaba enseñándole sus trofeos de remo de Harvard.  Es decir, pensé que encontraría algo más romántico que hacer con ella, ¿verdad?”  Mia comentó mientras regresamos al interior de la casa.

“Oh, me imagino que encontraría otras cosas que enseñarle también”, sonreí, pensando que Christian sin ninguna duda logró robarle un beso, o dos, a su encantadora novia en el transcurso de la noche.
Enviarme un correo electrónico cuando reciba comentarios –

Únete para Participar:)